Aleja el Aluminio de tu Desodorante

fe31ac_6fcd05c1cb894e0e8991d10eade6960c~mv2.jpg

El desodorante es parte importante de nuestro día a día, sobre todo si, como yo, te ejercitas regularmente. A veces, encontrar un desodorante que nos caiga bien puede ser difícil, sobre todo porque hay algunas personas cuyo olor corporal es más fuerte o sudan más que otras. Sé que no es un tema del que nos gusta hablar, pero es algo que tenemos que resolver. Lo mejor sería encontrar un desodorante que nos funcione y que le hace bien a nuestro cuerpo. Hay muchas opciones naturales de desodorantes, pero que reciben menos atención que las marcas más conocidas. Al elegir las opciones más populares, la mayoría de la gente se arriesga a que su cuerpo sea contaminado con químicos dañinos como el aluminio.

La mayoría de los desodorantes tienen el aluminio como componente activo y este elemento puede hacerle daño a tu cuerpo de muchas formas, algunas bastante graves. En este artículo voy a explicarte qué efectos tiene el aluminio en tu cuerpo y por qué deberías evitarlo; qué productos (incluidos los desodorantes) están hechos de aluminio o lo contienen, y algunas alternativas.

Primero, es importante que recuerdes que un desodorante no es lo mismo que un antitranspirante. Suena como algo obvio, pero la verdad es que, mientras los desodorantes minimizan el olor generado por el sudor en tus axilas, los antitranspirantes inhiben las glándulas de tus axilas para evitar que sudes.

La principal de las amenazas, como ya mencioné, es el aluminio. (otros ingredientes que debes de evitar son: parabenos, triclosán, talco, fragancias, propilenglicol, steareth -n. El verdadero problema yace en que nuestro cuerpo no necesita aluminio, en que no hay ningún posible beneficio de estar constantemente expuestos.

La pregunta ahora es ¿cómo nos afecta el aluminio? La respuesta: de muchas formas y muy diferentes. El aluminio puede causar cancer de mama, se acumula en nuestros pulmones, cerebro, hígado y tiroides, donde puede afectar los minerales de nuestros huesos.

Una de sus consecuencias más dañinas es el efecto que tiene en nuestro cerebro, desde donde afecta todo nuestro sistema nervioso. Realmente hay muchos materiales que representan un peligro para nuestro cerebro, pero el aluminio es uno de los peores.Se cree que el aluminio deteriora nuestro cerebro de tal forma que es el principal causante de enfermedades mentales como el Alzheimer o el Parkinson.

Lo que sí debes hacer es estar consciente de sus peligros, minimizarlos todo lo posible y buscar alternativas. Por ejemplo, en cuanto al desodorante, yo personalmente alterno con un spray de magnesio o un desodorante orgánico como la marca Pei Wei.


Global Healing Center y EWG.org han sido mi principal fuente, en este caso. Consulta otras páginas especializadas porque, ahora lo sabemos, ¡la información es salud!

Xoxo Gi.