7 Razones Por las que me Cambie a Leche Vegetal

fe31ac_f2345da108084030b8963df3bd20c4c9~mv2.jpg

Para muchas personas alrededor del mundo, la leche animal es un problema por su componente principal: la lactosa. A medida que crecemos, perdemos la capacidad de asimilar lactosa y esto puede tener dos consecuencias: trastornos digestivos y acné.

La leche animal puede causar o empeorar el acné debido a que, cuando la consumes, tu cuerpo produce más sebo (la grasa de la piel), que se acumula en tus poros y bloquea la salida de tu cabello. Esto lleva a erupciones y todo lo que no nos gusta del acné.

Los problemas digestivos ocurren cuando somos incapaces de procesar lactosa, la cual se acumula en nuestro colon, donde se fermenta y produce gases y posiblemente diarrea, y el abdomen se siente hinchado o inflamado.

Además de las desventajas que trae consumir productos lácteos, la mayoría de las personas toma leche animal no orgánica, cargada de componentes dañinos para nuestra salud, como los pesticidas y los antibióticos.

En definitiva, quiero sintetizártelo de la siguiente manera: en primer lugar, ya la leche no es lo que era como cuando la dejaban en botellitas a la puerta de la casa. Ahora la leche de vaca está sumamente procesada, a las vacas les inyectan muchas hormonas y antibióticos, y la enzima que digiere la lactosa -es decir, la lactasa-, desaparece. Y este es el origen de muchos de los problemas digestivos causados por la leche procesada. Finalmente, quiero recordarte que la leche sin lactosa también está muy procesada e igualmente le añaden vitaminas sintéticas que tu cuerpo no reconoce la leche vegetal orgánica.

Así que es por todo esto que hoy vengo a decirte por qué deberías elegir la leche vegetal, y de preferencia orgánica sin carragenina.

Básicamente porque la leche vegetal viene de plantas como las almendras, el merey, el sésamo, el girasol, el alpiste o el coco. Y son geniales, sobre todo si eres intolerante a la lactosa, si tienes un estilo de vida vegano o si solo prefieres no consumir productos lácteos. 

Aquí tienes otras 7 razones y recomendaciones por las cuales podrías cambiarte a la leche vegetal:

  1. Porque no tienen lactosa ni colesterol.
  2. Por su alto contenido de grasas beneficiosas para el corazón.
  3. Porque aportan sodio y potasio.
  4. Porque no causan estreñimiento.
  5. Porque con los ingredientes crudos y una licuadora, ¡tú mismo puedes preparar tu leche vegetal!
  6. Pero eso sí, cuando la prepares, ten cuidado ya que su duración está limitada a un par de días. Además, si no la tomas apenas la prepares, agítala antes de tomarla porque acumula sedimentos en el fondo.
  7. Finalmente, mi última razón para recomendarte la leche vegetal es porque es ideal para metabolismos lentos.

Como puedes ver, la leche vegetal tiene beneficios que podemos aprovechar y, sobre todo, no tiene ni antibióticos ni conservantes.

Si quieres encaminarte hacia una alimentación sana y natural, la leche vegetal puede ser un buen paso adelante. Y recuerda, además, que la mejor opción es la leche vegetal orgánica. Te recomiendo mi ebook Guía Saludable para aprender hacerlos.

Xoxo Gi