¿Necesitamos Enemas e Hidroterapia de Colon?

lo que comes te define

La digestión es uno de los temas primordiales para mi, tanto que fue lo que me llevó a cambiar de estilo de vida, como les he contado en post anteriores. Cuando tenemos problemas en la digestión a cualquier nivel, simplemente no funcionamos bien. Nuestra piel se ve marchita y está propensa a infecciones, estamos cansados y sin ánimos, sufrimos de dolores en el abdomen y la espalda, no pensamos con claridad, el sistema metabólico e inmune se alteran, vivimos hinchados y llenos de gases, nos enfermamos. Es por eso que es super importante cuidar nuestros órganos digestivos con alimentación adecuada, ejercicio e hidratación. Una manera extra de ayudar son los enemas y la hidroterapia de colon. Yo realizo enemas 1 vez al mes o cada 2 meses y hago 1 cita para hacerme una hidroterapia de colon 1 o 2 veces al año. Les cuento de los beneficios a continuación.

 

Diferencias entre enema e hidroterapia de colon

La hidroterapia de colon es un tratamiento realizado por especialistas, consiste en el lavado del colon con agua tibia e ionizada, para liberarlo de moco, gas y materia fecal incrustada. Se realiza con un tubo doble vía, que por un lado impulsa el agua hacia el intestino y por otro extrae los desechos. El enema es un procedimiento más sencillo, que no alcanza al intestino grueso (colon) y puede realizarse en casa. El enema implica también la introducción de agua por el recto, pero no la extracción, solo sentiremos ganas de ir al baño y defecaremos “naturalmente”. 

 

¿Quién necesita una hidroterapia de colon?

LVO_34.png

El colon se encarga de expulsar los restos de comida y toxinas de nuestro organismo y absorber nutrientes a través de las paredes intestinales. Los desechos no eliminados van deteriorando las paredes y obstruyendo el colon, haciendo su trabajo mucho más lento e ineficaz. Esto produce distintos síntomas, unos molestos y otros peligrosos, como: depresión, hinchazón general, estreñimiento, dolor de cabeza, dolor estomacal, mal aliento, hemorroides, irritabilidad, mala digestión, problemas de peso, alergias en la piel, congestión y dolor en la espalda. Una persona promedio guarda 4 kilos de desechos no eliminados en sus intestinos. ¡Imaginen vivir con eso! Es como cargar con un peso no deseado en la espalda por años.  Si presentas algunos de estos síntomas, deberías considerar aplicar un enema o una hidroterapia de colon.

 

Beneficios de los enemas e hidroterapia de colon

  • En general te sentirás fresca, aliviada, liviana, inmediatamente luego de aplicar la hidroterapia. 
  • Limpieza del colon: por medio de la evacuación de residuos fecales guardados durante mucho tiempo. Mientras más libre de residuos viejos esté el colon, mejor podrá absorber agua y nutrientes.
  • Lucha contra la candida: la candidiasis afecta el intestino delgado y de allí puede pasar a otros órganos, generando infecciones en la vagina, garganta y oídos. Los síntomas más fuertes incluyen cansancio extremo, debilidad, confusión mental, ansiedad, depresión, cistitis.
  • Mejora la digestión y combate el estreñimiento: si nuestros intestinos están limpios, el sistema digestivo no tendrá que trabajar en exceso. 
  • Ayuda a los probióticos a realizar mejor su trabajo: si limpias el intestino de toxinas y residuos, tendrás más espacio para que la flora y bacterias buenas se reproduzcan.
  • Ayuda al hígado: el hígado envía toxinas al colon y si este está limpio podrá eliminarlas más rápido.
  • Alivia alergias y enfermedades crónicas de la piel, como acné, psoriasis o eczema.
  • Ayuda en los procesos de desintoxicación del cuerpo, por lo que mejora las actividades de los sistemas linfático e inmunológico.
  • Incrementa la energía y mejora la circulación, porque las paredes intestinales podrán absorber mejor los nutrientes.
  • Mejora el mal aliento y los malos olores corporales, al eliminar toxinas.

 

¿Cómo aplicar un enema casero?

Consigue un aplicador de enemas orgánico, los fabrican de metal y silicón. Evita consumir alcohol y comidas fuertes 24 horas antes. Lo mejor es que durante los tres días previos lleves una dieta suave, rica en líquidos y vegetales. Hay distintos tipos de enemas: de minerales (energizante), de café, de probióticos (ideal para tratar la candidiasis intestinal), o de vinagre de manzana (si sufres de congestiones nasales). Escoge el que mejor se adapte a lo que necesitas. Antes de introducir la boquilla en el ano, prepara la zona con aceite de coco para evitar irritaciones. Luego descansa mucho, mantente hidratada, repone los electrolitos consumiendo minerales y la flora intestinal consumiendo probióticos.

 

Precauciones

La hidroterapia de colon es algo debes intentar cuando realmente necesitas desintoxicarte, no luego de un exceso de comida y sentimientos de culpa.  Hay algunas contraindicaciones, como la presencia de hemorroides, úlceras intestinales, diverticulosis, enfermedades en el hígado, inflamación intestinal, tumores, cirugías previas e hipertensión. Es por eso que solo debe ser realizada por un profesional, quien sabrá indicar si es viable y con cuánta frecuencia. En el caso de los enemas caseros, deberías tener las mismas precauciones y consultar con un experto antes.

RECOMENDACIONES

- Asegúrate de seguir una dieta a base de plantas por 2 o 3 días antes de hacerlo. El mismo día enfócate en jugos verdes y sopas. 

- No olvides tomar tus probióticos y recomiendo aumentar la dosis por esa semana antes y después de practicar un enema o hidroterapia.

- Toma mucha agua. 

Les dejo además estos 5 tips para fortalecer tu sistema digestivo.