Métodos Anticonceptivos Seguros Naturales

fe31ac_469cd35ee638442c9ff649b743d88760~mv2.jpg

Muchas chicas me escriben preguntando qué tipos de métodos seguros pueden usar para prevenir embarazos, pero cuando hablamos de métodos seguros, no solo debemos prestar atención en el grado de efectividad que estos tengan porque ciertamente deben ser buenos, pero no debemos olvidar el cuidado personal. 

Se que muchas hemos tomado píldoras anticonceptivas y hoy en día, tras muchas investigaciones sabemos que esta decisión es un garrafal error, la cantidad de efectos secundarios es bastante amplia y delicada; a otras chicas se las recomiendan para “solucionar problemas” con la menstruación y eso ¡sí que es una locura!, esto no hace más que agravar dicho problema, continúan los dolores menstruales, las irregularidades e introducen al cuerpo un nivel intolerable de estrógeno que produce aumento de peso, cambios de humor, depresión, acné, sensibilidad en los senos y variación en la flora intestinal lo cual deja más propensas a las chicas ante infecciones vaginales; lo mismo ocurre con los parches e inyecciones.

¿Cómo funcionan las pastillas, los parches y las inyecciones anticonceptivas?

Tal como explica el Dr. Dane, durante nuestro ciclo menstrual el nivel de estrógeno y progesterona sube y baja. Este tipo de métodos anticonceptivos engaña al cuerpo y mantiene el estrógeno a un nivel determinado para hacerle creer al cuerpo ya está en estado de gestación y por lo tanto el embarazo no será posible.

Esto es realmente terrible y hasta escalofriante, gracias a este “engaño” el nivel de estrógeno que estos métodos anticonceptivos pretenden conseguir y mantener, pueden causar:

– Cáncer de mamá

– Problemas en la sangre para coagular, infartos y ACV

– Fuertes dolores de cabeza

– Tensión arterial alta

– Aumento de peso

– Cambio de humor, incluyendo problemas depresivos

– Tumores hepáticos

– Náuseas

– Sangrado irregular y manchas

– Deficiencia de nutrientes

– Sobrecarga al hígado

– Cambios en la flora vaginal y problemas con infecciones

Deshacerse de los daños ocasionados por elegir este tipo de métodos anticonceptivos puede tomar años, requiere  un trabajo de desintoxicación y por supuesto dejar a un lado esta alternativa; pero es mejor hacerlo hoy que mañana, porque nunca es tarde y siempre hay opciones más sanas y viables.

BYE BYE A LAS PÍLDORAS ANTICONCEPTIVAS

OPCIONES ALTERNATIVAS

  1. Condones Masculinos: conversa con tu pareja y explícale sobre el tema, la responsabilidad es de los dos y este método anticonceptivo es de los más eficaces con un 98%, casi los mismos resultados que la dañina píldora. Previene también enfermedades de transmisión sexual.

  2. Condones femeninos: son menos comunes que los masculinos, pero casi igual de efectivos con un 95% y la buena noticia es que se rompen menos que los masculinos. Son como un pequeño saquito que se ajusta dentro de la vajina antes del sexo.

  3. Diafragma: es una de las opciones favoritas durante los últimos años porque es 92%-98% seguro y es instalado por tu propio médico. Consiste en una capa delgada de goma, que es montada sobre un aro para cubrir el cuello uterino e impedir el paso de los espermatozoides hasta el óvulo.

  4. Cap Cervical: su efectividad es de 91% y de igual forma lo coloca el doctor  y es como una especie de tampón de goma que se ajusta en el cuello uterino para realizar una función similar al diafragma.

  5. Método del ritmo o calendario: esta es muy buena opción para quien tiene un ciclo menstrual regular y consiste en abstenerse del acto sexual durante la semana de ovulación.  La seguridad va alrededor del 75%.

  6. Método de la temperatura: al tomar la temperatura basal del cuerpo con un termómetro basal, cada mañana se puede determinar el periodo de ovulación, ya que el aumento de temperatura se produce después de este acto. Con un buen control se puede llevar la data y saber con mayor exactitud días y horas. 

    ota: la falta de sueño puede producir cambios de temperatura, así que conversa con tu médico al respecto.

  7. Método del moco: el moco vaginal tiene cambios durante nuestro ciclo menstrual, que indican cuando los niveles de estrógenos están más elevados, es decir en tu tope de fertilidad. Cuando hay mayor descarga de moco vaginal y este es más claro y viscoso indica que estás cerca de tu periodo de ovulación. Por el contrario el moco pegajoso y en menor cantidad es señal de que el periodo de ovulación no está activo.

Nota: los últimos tres métodos se pueden trabajar en paralelo y es mucho más seguro, tanto como las pastillas, pero sin ser dañino.

El cuidado anticonceptivo es algo que debe conversar con tu médico holístico y tu pareja, comenta sobre tus preocupaciones y requerimientos para que te puedan guiar a la mejor decisión, recuerda que mientras más natural mejor, cuida tu cuerpo. Los daños ocasionados por las pastillas pueden ocasionar daños permanentes y problemas para concebir en el futuro.

Xoxo Gi.