El Microbioma Humano y su Importancia para la Salud

lavidaorganic.com

¿Sabías que un país de bacterias, hongos y microbios viven en nuestro cuerpo? Probablemente sí. Lo que quizás no sabías es que ¡no son malas! Al contrario, de ellas depende por completo nuestra salud. Sigue leyendo para aprender más.

¿Qué es el microbioma y cómo funciona?

Microbioma es el ecosistema de bacterias que habitan, por dentro y por fuera, nuestro cuerpo. Se ubican en mucosas y piel, pero la mayor parte de ellas están en el intestino (lo que suele llamarse flora intestinal). El microbioma es tan importante para la salud y evolución que algunos investigadores lo llaman “órgano” y “genoma extendido”. A pesar de ser tan pequeños, su población es gigante; por cada célula humana hay 10 microorganismos, y por cada gen humano hay 100 genes en el microbioma. Esto significa que mientras todos los humanos tenemos códigos genéticos muy parecidos, el microbioma de un individuo es completamente diferente al de otro. Increible, ¿no?

Tradicionalmente se considera a las bacterias como fuente de enfermedades, pero en realidad la mayoría  son beneficiosas y completamente necesarias para tener un sistema inmune fuerte, hormonas balanceadas, digestión correcta, cerebro y demás órganos en óptimas condiciones. Lo que sucede es que el microbioma tiene la capacidad de adaptarse; así que si llevamos una alimentación desbalanceada y un modo de vida poco saludable, las “bacterias malas” crecen, el microbioma se altera y las enfermedades ocurren. De hecho, de acuerdo a esta investigación publicada en Dr Axe, casi el 90% de las enfermedades pueden rastrearse hasta el intestino y la salud del microbioma.

Enfermedades asociadas con un mal microbioma

  • Cáncer: algunos tipos de cáncer están conectados con enfermedades virales como VPH, hepatitis y mononucleosis.

  • Alergias y asma: personas que fueron expuestas a antibióticos a temprana edad tienden a desarrollar asma. Los antibióticos alteran las bacterias del microbioma y por tanto el sistema inmune.

  • Enfermedades autoinmunes: son aquellas que suceden cuando el sistema inmune se confunde y comienza a atacar los tejidos del propio cuerpo. Entre las más conocidas están esclerosis múltiple, artritis reumatoide y lupus. Según este estudio publicado por la Universidad de Utah, algunas bacterias del intestino nos protegen de ciertas enfermedades autoinmunes, como se está experimentando efectivamente en ratones.

  • Depresión y ansiedad: si nuestro intestino no funciona bien, no podemos absorber los nutrientes que promueven la producción de neurotransmisores necesarios para la salud cerebral. Además, algunos microbios se han relacionado con ciertas fobias, insomnio y ansiedad.

  • Problemas de piel: les he hablado muchísimo de la relación entre la salud de la piel y la salud intestinal. Un intestino enfermo genera eczema, psoriasis, acné, dermatitis, alergias y otras condiciones.

  • Otras condiciones como obesidad, autismo, alzheimer, demencia, diabetes, problemas de aprendizaje y problemas cardiovasculares también podrían estar relacionadas con el funcionamiento del microbioma, según sugieren estudios científicos.

¿Cómo puedo ayudar a mi microbioma?

  • Reduce los antibióticos al mínimo: aunque en determinadas circunstancias los antibióticos pueden salvar vidas, en la mayoría de las ocasiones se prescriben sin tomar en cuenta tratamientos alternativos. Los antibióticos acaban con las “bacterias malas” que causan la enfermedad, pero también con las buenas, dejándonos completamente vulnerables a infecciones y nuevas enfermedades.

  • Reduce el estrés: siempre les hablo del estrés y los efectos negativos que produce en nuestra salud. Estar sometidos a mucho estrés aumenta la segregación de cortisol, una hormona que suprime el sistema inmune. Haz ejercicio, yoga o meditación.

  • Cuida el microbioma de tu casa: vivimos en un mundo de bacterias, parte de nuestro microbioma se forma con las bacterias que absorbemos del mundo exterior. La mayoría de los productos de limpieza son muy contaminantes e incluyen químicos que traen consecuencias para la salud, mejor escoge los que tengan ingredientes naturales. Abre las ventanas y deja el aire correr con frecuencia. Ten plantas,  limpian el aire y brindan oxígeno. Ten mascotas.

La dieta microbioma

Por supuesto, lo mejor que puedes hacer por tu microbioma es cuidar la alimentación.

  • Deja el azúcar, es el principal alimento de algunas bacterias negativas como la cándida.

  • Aléjate de los edulcorantes y las harinas refinadas.

  • Reduce la cantidad de café y alcohol, son sustancias que irritan las mucosas.

  • Consume probióticos: en cápsulas, yogurt a base de coco, leches fermentadas (como el kéfir) y verduras fermentadas (como el chucrut).

  • Consume prebióticos: comidas con mucha fibra que alimentan a las “bacterias buenas”. Frutas, vegetales de todo tipo, etc.

Si nuestro microbioma e intestino están saludables, se fortalece el sistema inmune, se reduce el daño de los radicales libres y la inflamación general (síntoma de muchas enfermedades, desde alergias hasta cáncer). Actualmente se están llevando a cabo muchas investigaciones sobre el microbioma, sin duda es un tema muy importante e interesante y quizás pronto escucharemos de grandes descubrimientos en el área. Lo cierto es que nuestra salud entera depende de ese ecosistema que nos habita. Alimentarlo y cuidarlo bien es deber.

Si quieres tener una digestión óptima te recomiendo mi clase DIVINA DIGESTIÓN

xoxo Gi