Aceite de Coco 101

fe31ac_07ccbfcde3b14a2491cfff0484da154e~mv2.jpg

Hay ritos de ritos y sabemos que los ritos son necesarios.

Uno de los míos es, literalmente, ponerme TODOS LOS DÍAS y eso sí, de pies a cabeza, aceite de coco. Gracias a sus propiedades antibacteriales y antifungales mata las bacterias y, a su vez, te protege de ellas.

Si te animas a formar parte del Club del Aceite de Coco, te dejo algunos de mis tips:

– Aplícalo por todo el rostro al levantarte.

– Utilízalo como tu nuevo humectante e hidratante, todos los días.

Y lo mejor:

– Es 100% natural.

– No te cierra los poros.

– Sirve como desmaquillante.

– Mejora la hidratación de la piel, gracias a su contenido lípido.

– Suaviza la piel.

– Reduce las inflamaciones de la piel.

– Es un aliado antiedad, ya que previene de arrugas y manchas.

– Acelera los procesos de cicatrización y reparación de los tejidos.

– Nutre y protege el cabello. Además, controla la caspa.

– Se puede, incluso, usar de enjuague bucal, ya que por su condición antifungicida mata las bacterias de la boca y combate el mal aliento.

– Reduce síntomas asociados con dermatitis, psoriasis y eccema.

Definitivamente, con todas estas razones vale la pena probar el aceite de coco y disfrutar sus beneficios, sobre todo sabiendo que su uso en seres humanos es totalmente inofensivo. 

También atrévete a usarlo en la cocina, y disfruta de sus grandes

beneficios:

– Acelera el metabolismo.

– Ayuda a quemar grasas.

– Reduce el apetito.

– Mejora el nivel de colesterol en sangre.

– Reduce riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Xoxo Gi